Noticias

santiagoEl desarrollo económico desenfrenado y la concentración creciente de poblaciones en centros urbanos, junto con un calentamiento global que nadie puede negar, contribuirán a que se reporten afectaciones cada vez mayores ocasionadas por fenómenos meteorológicos, en la misma medida en que éstos se hacen más extremos, advierte un reciente informe de Swiss Re, que valora también las implicaciones que esa realidad podría tener en próximos años para la actividad aseguradora.

Nombrada “Catástrofes naturales en tiempos de acumulación económica y cambio climático”, la investigación aborda el hecho de que todavía no se ha interiorizado a fondo que el Seguro resulta una alternativa muy viable para que organizaciones y personas reduzcan su exposición a la vulnerabilidad por riesgos climáticos. Swiss Re rememora que en 2019, por ejemplo, la factura generada por pérdidas asociadas a fenómenos meteorológicos ascendió a 133 mil millones de euros en todo el mundo. De estas, solo estaban aseguradas 55 mil millones.

Al respecto, la reaseguradora indica que la poca penetración lograda todavía por la institución del Seguro debe verse como una amenaza, cuando ya se dan pruebas fehacientes sobre la magnitud del cambio climático, con la consiguiente ocurrencia de más desastres naturales y daños económicos también más significativos.

Por otra parte, ese mismo escenario constituirá un reto para las compañías del sector, considera el informe, alertando de que si no se adoptan medidas tangibles e inmediatas, los actuales problemas podrían alcanzar puntos de inflexión irreversibles. “Esto, a su vez, pondría en peligro la asegurabilidad, especialmente en áreas en las que la urbanización y el desarrollo económico provocan altos niveles de concentración de exposición del valor de activos (humanos y físicos)”, remarca el estudio.

https://www.inese.es