Noticias

Miembro de la OSDE Caudal

satellite 67718 640

La industria aeroespacial resulta bastante desconocida y pudiera incluso parecernos ajena, sin embargo proporciona beneficios de todo tipo en nuestro día a día. Internet, el teléfono móvil, las aplicaciones de geo-posicionamiento, la televisión, o la meteorología, dependen para su buen funcionamiento de un número cada vez mayor de satélites que giran sin descanso alrededor del planeta.

En total, se calcula que en la actualidad hay más de 3,500 de esos aparatos operativos en la órbita de la tierra. A pesar de ser este un sector que no cesará de crecer y adoptar los más modernos avances tecnológicos, minimizando por tanto la probabilidad de fallos o accidentes, está claro que siempre ha incorporado un alto nivel de riesgos, por lo que precisa como ningún otro del respaldo del Seguro.

En un seminario online sobre el tema, la directora de Aviación y Transporte de MAPFRE Global Risks, Paola Serrano, recordó que en los orígenes de la conquista del espacio eran los gobiernos los únicos protagonistas de esa actividad y los máximos responsables a la hora de asumir daños y costos, si algo no salía según lo planeado. Los Seguros para este ramo, que por entonces resultaban bastante específicos, surgieron para una industria pequeña y muy regulada.

Con el aumento de la demanda de conectividad, la aparición de muchos más actores tecnológicos y la rápida expansión de esa industria, que requirió de inversiones cada vez más costosas, la intervención de las compañías y productos aseguradores se ha incrementado considerablemente. Hoy, suman cerca de 40 las entidades que trabajan cubriendo riesgos aeroespaciales, según el propio MAPFRE.

Para tener una idea del volumen de negocios que por estos tiempos suponen los seguros de satélites, cabe mencionar que para asegurar unos 300 se estaría hablando de una cobertura ascendente a 30,000 millones de euros en primas.

¿Cómo se asegura un satélite?

conectividadExisten dos momentos críticos que, por su alto porcentaje de riesgos, llevaron a la creación de pólizas con coberturas muy diferentes: el lanzamiento y la puesta en marcha, más la posterior fase de vida en órbita de esos aparatos, que suelen estar operativos durante unos 15 años.

Con el paso del tiempo, también estos productos del Seguro se han visto obligados a diversificarse y evolucionar, debido al surgimiento de muy nuevas tipologías de satélites y lanzadores, así como al acompañamiento que precisan de la tecnología para procesos como, por ejemplo, la evaluación y determinación real de daños, teniendo en cuenta que los mismos nunca pueden realizarse in situ.

Ante un escenario de futuro en el que parece presentarse otra ascendente tendencia: el lanzamiento múltiple de satélites en línea para mejorar algunos de esos servicios y prestaciones que hoy éstos garantizan en la Tierra, el sector asegurador tendrá que seguir respondiendo con nuevas soluciones y prestaciones mucho más innovadoras.

Suscríbase


Regístrese para conocer las últimas novedades de nuestra empresa.
Joomla Extensions powered by Joobi